martes, 17 de septiembre de 2019

Musaka (lasaña de berenjenas)


Hacía tiempo que tenía ganas de hacer una musaka (lasaña de berenjenas) así que un día compré unas berenjenas y me puse manos a la obra. La verdad es que es muy fácil de hacer, sólo hay que seguir unos cuantos pasos porque son varias cosas que hay que hacer antes de montarla,  pero el resultado vale mucho la pena porque está buenísima.

Ingredientes:
-2 o 3 berenjenas
-1 kg de carne picada (de la que más nos guste)
-salsa de tomate (mejor casera)
-1 lata de champiñones
-8 lonchas de queso
-aceite de oliva
-sal
-1 cucharadita de pimienta negra
-1 cucharadita de jengibre
-1 cucharadita de curry
-2 cucharaditas de albahaca
-salsa bechamel

Elaboración:

 Ponemos en un bol la carne picada, le añadimos un poco de sal al gusto y las especias.  Yo utilicé las que os indiqué en los ingredientes pero cada uno que le ponga lo que más le guste. Mezclamos todo bien con ayuda de un tenedor.

En una sartén con un poco de aceite ponemos a dorar la carne picada.

Vamos removiendo para que se vaya haciendo por todos los lados.

Cuando esté lista la sacamos y reservamos.

En la misma sartén doramos un poco los champiñones picados.

Mezclamos la carne con los champiñones y la salsa de tomate. La mía era casera de tomate y calabacin.

Con una mandolina cortamos las lonchas de berenjena.

Les echamos sal y las reservamos en un plato.

Hacemos la berenjena, en una sartén con aceite, un poco por cada lado.

En una fuente apta para el horno ponemos un poco de salsa de tomate.

Ponemos una capa de berenjenas.

Cubrimos con la mitad de la carne picada.

Volvemos a poner otra capa de berenjenas y echamos el resto de la carne.

Extendemos bien por todo la carne picada.

Ponemos las lonchas de queso por encima.

Cubrimos con la bechamel. En este momento de la receta podemos taparla con papel film y dejarla para el día siguiente. Cuando vayamos a comerla metemos al horno a unos 180º durante 15 minutos, si es que está recién hecha, si estuvo toda la noche en la nevera habrá que darle un poco más de tiempo para que se caliente bien. Después de ese tiempo encendemos el gratinador del horno unos minutos.

Casi no me da tiempo a sacarle la foto antes de que en mi casa le hincasen el diente 😅

Y así quedó esta riquísima musaka (lasaña de berenjenas), tiene buena pinta ¿o no?

Para acompañar podemos hacer una ensalada como por ejemplo la que yo hice que era de lechuga, tomates cherry (éstos eran caseros) maíz y taquitos de queso.

Saludos,
Sé.
loquesecocinaencasa.blogspot.com

miércoles, 11 de septiembre de 2019

Huevos rellenos de atún y aceitunas


En mi casa les encantan los huevos rellenos y por eso los hago a menudo. En esta ocasión los rellené de atún con aceitunas que es una mezcla que queda muy bien. Es, como siempre, una receta súper fácil de hacer y muy barata, así que no hay excusa para que no prepararéis unos ricos huevos rellenos de atún y aceitunas. 

Ingredientes:

-huevos cocidos
-atún en conserva
-aceitunas
-salsa de tomate
-mayonesa

Elaboración:

Mezclamos el atún en conserva desmenuzado con dos o tres cucharadas de salsa de tomate. Picamos bien las aceitunas con un cuchillo, pero antes reservamos unas cuantas para adornar los huevos.

Echamos las aceitunas picadas y mezclamos bien.

Cortamos los huevos por la mitad y quitamos las yemas.

Las machacamos bien con ayuda de un tenedor.

Echamos en nuestro mejunje de atún y aceitunas la yema machacada. Si vemos que queda seco le añadimos un poco más de salsa de tomate.

Con ayuda de una cuchara rellenamos los huevos.

Sólo  nos queda  echar encima de cada huevo una cucharadita de mayonesa y adornar con las aceitunas que habíamos reservado cortadas por la mitad. Os aseguro que estos huevos rellenos de atún y aceitunas son un bocado riquísimo que nos servirá tanto para aperitivo como para un primer plato rico, nutritivo y económico.

viernes, 30 de agosto de 2019

Tarta Tatín


Si no habéis hecho nunca una tarta Tatín, no podéis esperar mucho tiempo para hacerla, os digo yo que no os vais a arrepentir. Es una tarta riquísima, la manzana queda súper blandita y dulce porque absorbe el caramelo con la mantequilla y la masa queda crujiente lo que le hace un contraste buenísimo. El día que tengáis invitados o si estáis vosotros invitados para ir a algún sítio, segurísimo que les va a encantar este postre. Es súper, súper fácil de hacer y con muy pocos ingredientes,  así que no dudéis en poneros manos a la obra. La podéis hacer con manzanas golden o reineta, aunque si tenéis manzanas caseras mejor que mejor. 

Ingredientes:

-4 o 5 manzanas (según tamaño)
-100 gr de azúcar moreno (yo lo puse a ojo)
-100 gr de mantequilla (más o menos, también la puse a ojo)
-1 masa quebrada (la mía era comprada)
-nueces (opcional)
-salsa de yogur y queso para acompañar (yogur griego, queso de untar y azúcar glass)

Elaboración:

Ponemos en un cazo el azúcar, que ya os dije que puse a ojímetro y un par de cucharadas de agua. Dejamos que se derrita un poco el azúcar.

Echamos la mantequilla troceada  que también puse a ojo.

Cuando esté todo bien fundido y hecho un caramelo que es de lo más larpeiro, lo extendemos en la base del molde.

Pelamos las manzanas y las cortamos en cuartos. Las colocamos con el corte hacia arriba porque luego le daremos la vuelta a la tarta. Si queda algún hueco ponemos trozos más pequeños de manzana.

Yo le eché por encima de las manzanas el caramelo que me sobró.

Ponemos la masa quebrada encima y la metemos como podamos por los bordes. Ya veis que a mi se me rompió pero no tiene importancia.

Metemos la tarta al horno unos 30 o 35 minutos a unos 180º.

Mirad como quedó de doradita la masa quebrada.

Esperamos que enfríe unos segundos pero no mucho porque si no, no se desmoldará bien. Eso sí hay que desmoldar con cuidado de no quemarnos con el caramelo. Mirad que buena pinta.

Le puse unas nueces troceadas para adornarla un poco pero esto es opcional, si os gustan se las ponéis y si no pues nada.

Para acompañar hice una salsa de yogur griego y queso de untar. Es muy sencilla, sólo tenemos que mezclar un yogur griego sin azúcar, un poco de queso de untar y una cucharada de azúcar glass para que no quede muy dulce y contraste con el dulzor de la tarta.

Mezclamos con unas varillas hasta integrar todo bien.

Y ya sólo nos queda una cosa que es la mejor de toda la receta, comernos una porción de nuestra tarta Tatín con un poco de la salsa de yogur y queso, ¡mmmmmmm! estaba bueniiiiiiiiisima.

Saludos,
Sé.
loquesecocinaencasa.blogspot.com

miércoles, 28 de agosto de 2019

Jurelillos y sardinas con cachelos y pimientos


Siiii, ya se que os lo digo siempre... pero es que es verdad, las comidas sencillas son las mejores y además son fáciles de hacer, baratas y súper nutritivas, ¿se puede pedir más? Este es una de esas comidas que me encantan en verano, unos buenísimos jurelillos y sardinas con cachelos y pimientos, todo riquísimo. Un consejo para hacer sardinas en casa es hacerlas así, sin tripa y fritas con harina para que no quede toda la casa oliendo durante un mes, bueno quizá exagero un poco con lo del mes, pero un par de días de olor a sardina no nos los quita nadie si las hacemos con la tripa. Si algunos pensáis que esta receta es demasiado fácil y no es necesario que la comparta, os diré que lo hago por que todavía hay gente que conozco que no sabe hacer estas cosas, es gente joven que se independiza y que nunca ha cocinado nada de nada y me pregunta cómo se hacen estas comidas. Un saludo desde aquí para ellos.

Ingredientes:

-sardinas
-jurelillos
-patatas
-pimientos
-laurel
-sal
-aceite de oliva

Elaboración:

Lo primero es pedirle a la pescadera que nos quite la tripa del pescado, tanto de las sardinas como de los jurelillos. Cuando lleguemos a casa con el pescado lo salamos y lo dejamos en la nevera mientras hacemos el resto de las cosas. Mucho ojo con la sal, no hay que echarle demasiada.
Lavamos bien las patatas con un estropajo porque las vamos a hacer con su piel. Las partimos por la mitad y las ponemos a cocer en una olla con agua hirviendo, sal y una hoja de laurel. En unos 25 minutos más o menos estarán listas, dependerá un poco del tamaño.

Mientras se hacen las patatas vamos lavando y cortando los pimientos. Éstos eran unos pimientos caseros que me regaló una amiga y eran del tipo de los de arnoia, pero podeis hacer de los que más os gusten. Los ponemos a freír en una sartén con aceite de oliva. Cuando estén listos los sacamos a un plato, les echamos un poco de sal y mezclamos. Reservamos tapados para que no se enfríen hasta la hora de servir.

Vamos enharinando los jurelillos antes de freírlos.

Los vamos haciendo por tandas en una sartén con abundante aceite. Es mejor freír primero los jurelos porque las sardinas tienen más sabor y si lo hacemos al revés los jurelillos cogerán ese sabor a sardina.

Mientras se fríen los jurelos enharinamos las sardinas.

Las vamos friendo también en abundante aceite.

Cuando las patatas estén listas escurrimos y servimos.  No me digáis que no es fácil esta receta de jurelillos y sardinas con cachelos y pimientos, además de riquísima.

Ese día acompañé la comida con una ensalada de lechuga roja, tomate, maíz y ciruelas pasas.

Un saludo,
Sé.
loquesecocinaencasa.blogspot.com